Bariloche es uno de los destinos preferidos por los turistas locales e internacionales. Sus bosques, lagos y montañas cautivan corazones durante todo el año y por supuesto, la gastronomía también está presente.

Cada vez más, la ciudad rionegrina se consolida como un irresistible polo foodie de la región. Hacemos un repaso por algunos de los imperdibles para comer y beber a la hora de realizar una visita a la ciudad patagónica y salir del circuito céntrico.

Bariloche Foodie, nuestros elegidos:

1.Oveja Negra: empanadas gourmet y de vanguardia

La propuesta es simple (mas no sencilla) e infalible: empanadas con rellenos originales y sabrosos, cerveza y vinos tirados, y postres muy golosos. Oveja Negra hace las delicias de una de las comidas preferidas de los argentinos con su propio toque gourmet y un guiño a los productos locales.

La carta se divide en dos secciones: empanadas clásicas y «aventureras». Dentro de las clásicas se encuentran todas las variedades tradicionales, mientras que las aventureras se ponen interesantes, con variedades como trucha y langostinos, cordero, hongos, o morcilla y roquefort, entre otras.

En cuanto a las bebidas, ofrecen vino tirado de productores de Río Negro y distintos estilos de cerveza artesanal de productores locales. También hay vermut. Para los amantes del dulce: postres muy bien logrados con los sabores que todos amamos: brownie, chocotorta y lemon pie, entre otros.

Oveja Negra cuenta con dos locales: uno ubicado cerca del Centro, en un local idílico y confortable con mesas para quedarse a comer; y otro en el Km 13, con pocas mesas y más apuntado al take away.

Además de lo ricas y originales que son las empanadas, se trata de una propuesta apta para todo público dados sus precios accesibles. Cuando llega el verano no es de extrañar ver las cajitas de Oveja Negra por todas las playas y botellitas de vino tirado para acompañar. El mejor plan.

Oveja Negra
Centro: 24 de septiembre esquina Saavedra
KM 13: Av. Exequiel Bustillo 13418 
https://www.instagram.com/ovejanegrabrc/


2. Bahía Serena: pastas junto al lago

Se trata de un acogedor restaurante emplazado en una bahía sobre las costas del Nahuel Huapi y con una vista privilegiada al lago. La carta es variada y ofrece platos con carne y pescado, pero sin duda, las pastas caseras son la especialidad del lugar.

El menú ofrece desde unos clásicos tallarines con boloñesa o sorrentinos de jamón y queso, hasta creaciones más osadas, inspiradas en la materia prima local. Los ravioles de trucha con crema de almendras o los panzotti de ciervo con salsa de champiñones son algunos de los imperdibles.

Se trata de un lugar que ofrece una buena relación precio-calidad, en un ambiente familiar e informal, donde las sobremesas se hacen largas. En días soleados, nada como disfrutar un buen plato en una de sus mesas ubicadas en el deck exterior; y en los días frescos, pasta y vino junto a la estufa a leña y con vistas a la Playa Serena. Siempre un buen plan.

Bahía Serena
Av. Exequiel Bustillo 12275
https://www.instagram.com/bahiaserenarestaurante/


3. Inefable: libros, café y delicias vegetarianas con la mejor vista

Tal vez sea una afirmación un poco osada, pero puede que Inefable tenga una de las mejores vistas de Bariloche. Este café literario de identidad vegetariana es el refugio preferido de locales y visitantes para disfrutar de una rica merienda en un ambiente inspirador.

Ubicado a pocas cuadras de la Playa Bonita, en el kilómetro 7,5 de la avenida Bustillo, Inefable es un café, un restaurante, una librería, un espacio artístico y mucho más. Su calidez se percibe apenas al ingresar, y sus platos son realmente una experiencia reconfortante; un mimo al corazón.

Se destacan los desayunos y meriendas, donde brillan el café de especialidad y las limonadas, junto con las medialunas de masa madre, los alfajores sin TACC y sobre todo: las tortas. Carrot Cake, Marquise de Chocolate, Marroc, Choco blanco y frambuesas son solo algunas de las combinaciones que ofrece esta cocina, siempre dinámica y en movimiento.

Tarta Choco Blanco y Frambuesas

Para almorzar hay sopas, ensaladas, tartas, pizzas y un tapeo veggie espectacular. Casi todos los platos tienen su versión vegana para quien lo desee, y entre las últimas incorporaciones, se sumó a la propuesta de Inefable el brunch dominical, donde todas las semanas se hornea alguna creación sorpresa.

Hamburguesa vegetariana
Brunch Inefable

Además de su cocina casera y amorosa, y su ambiente ideal para trabajar o relajar, el arte y la cultura también tienen su lugar en Inefable. Enormes bibliotecas decoran el lugar y es posible elegir algún libro para leer y amenizar la visita, así como llevarlo a casa si uno lo desea.

Asimismo, periódicamente se realizan exhibiciones de arte en el lugar, brindando la posibilidad de dar a conocer el trabajo de artistas locales y dotar el ambiente de una propuesta estimulante. También hay jams de música, teatro y talleres.

Un rincón único en Bariloche, lejos del bullicio del centro, con destacada pastelería y opciones vegetarianas. El único peligro: si lo visitás, tal vez te quieras quedar de más.

Inefable Libros y Café
Av. Exequiel Bustillo 7549, Bariloche
https://www.instagram.com/inefable_librosycafe/


4. La Cabrona: street food de autor con mucho sabor

Mucho se ha hablado de La Cabrona y cabe decir que tal vez es la propuesta barilochense más conocida en Buenos Aires. Esto se debe a varias cosas. Por un lado, su alma mater es Julieta Caruso, cocinera del elegantísimo restó porteño Casa Cavia y chef de gran trayectoria; y por el otro, su propuesta de street food gourmet a precio accesible es simplemente irresistible.

Se trata de un food truck que durante la temporada de Ski tiene un punto de venta en la base del Cerro Catedral y el resto del año persiste – aunque llueva o nieve– sobre el lago Nahuel Huapi, a la altura del kilómetro 2 de la avenida Bustillo. Abre solo los mediodías y los lunes descansan.

El menú ofrece varias propuestas de entrepanes: sándwich de provoleta, de milanesa, de churrasquito de cordero, de pollo frito y más. Todos con alguna salsa especial y/o verduras y complementos que potencian la experiencia y le dan el toque cabrón. El menú cambia todos los días y se repite semana a semana, siempre con opciones veggies.

Así, por ejemplo, los viernes son días de Baozis (pan chino al vapor relleno de distintas carnes o verduras), los martes son días vegetarianos y, durante la temporada invernal, los sábados son días «de cuchara», donde se ofrecen guisos o platos calientes para levantar temperatura. La Cabrona tiene su propia huerta, por lo que es posible disfrutar de hierbas y verduras frescas en casi todas las preparaciones.

Baozis de los viernes
Sándwich de Milanesa

Otro hit de La Cabrona son sus golosinas caseras: un homenaje a las dulzuras más preciadas por los argentinos pero en versión artesanal. Marroc, Mantecol y Snicker para stockear y devorar con mucho placer. Para beber, Kombucha y cerveza artesanal de las Brewsisters. Y para disfrutar a pleno la experiencia, lentes de sol y buen abrigo, ya que se come a la intemperie y hay solo un pulado de asientos. Una experiencia que demuestra que la comida callejera también puede ser gourmet.

La Cabrona
Av Bustillo Km2
Cerro Catedral
https://www.instagram.com/lacabronafoodtruck/


5. Paraje Diuka: cerveza artesanal, juegos y comida rica

Bariloche es reconocida por la calidad de su cerveza artesanal y la variedad de lugares que la ofrecen. Si bien el nivel es alto y parejo en toda la ciudad, hay algunas cervecerías que se mantienen como un secreto a voces y son verdaderas joyas para conocer.

El Paraje Diuka es una fábrica y un despacho de cervezas. En su local del kilómetro 6, de fachada rústica de madera, sirven distintos estilos entre los que se destacan la APA y la doble IPA. No falta la variedad Honey, Red Ale, Stout y Porter, entre otras.

El bar es espacioso y con una cocina completa, que además de ofrecer las típicas hamburguesas y papas, tiene platos más elaborados como pastas o carnes, y también ensaladas. Las pizzas y empanadas son uno de los platos más elegidos y la canasta de chipá para acompañar la birra un verdadero hit.

El lugar cuenta con un primer piso donde hay una mesa de ping pong y es posible encontrar grupos de amigos dirimiéndose en una partida, mientras otros juegan juegos de mesa en las mesas linderas. Todo con cerveza artesanal en mano. Buen ambiente, buen precio y calidad. Un recomendado para salir del circuito mainstream.

El Paraje Diuka
Av. Ezequiel Bustillo 6000
https://www.instagram.com/elparajekm6/


¿Qué te parecieron las recomendaciones? ¿Conocías alguno de estos lugares en Bariloche? ¿Sumarías otro más? Te leemos.