Dueña de un carisma inconfundible, la conductora española llegó a la ciudad porteña para degustar algunos de los platos más populares de nuestra cultura gastronómica. SalPimenta tuvo el placer de acompañarla en su recorrido por La Boca y te contamos como estuvo.

Simpática, fresca y genuina. Tres de varios adjetivos que le calzan perfecto a Verónica Zumalacárregui, la periodista española que viaja por el mundo metiéndose de lleno en la cultura gastronómica de cada lugar que visita. Con el fin de grabar los nuevos capitulos de su programa “Me voy a comer el mundo”, Vero llegó a Buenos Aires para probar los platos típicos porteños. Como no podía ser de otra manera, la milanesa napolitana fue uno de los elegidos y El Obrero de La Boca, el lugar para probarla.

El pasado jueves tuvimos el placer de acompañar a Verónica en su visita por el lugar, que fiel a su esencia de bodegón, ostenta camisetas, banderines, y porciones generosas. Como es costumbre, la conductora se metió en la trastienda del lugar y aprendió de primera mano “la verdad de la milanesa”. El veredicto, aseguró: “Una muy rica bomba calórica”.

Vero ya recorrió más de 20 países con su programa y va por más. En esta ocasión estuvo por Chile y luego llegó a Buenos Aires para conocer los infaltables. A lo largo de la última semana y fiel a su estilo, visitó a distintas personas que se ofrecieron para ser sus anfitriones. Compartió un asado de domingo, tomó mate con facturas, recorrió las pizzerías de Corrientes, se enamoró de los alfajores y mucho más. Habrá que esperar el estreno en la pantalla de El Gourmet para ver qué fue lo que más le gustó.

Vero Zumalacárregui junto a Nayla Díaz de SalPimenta