La torta de queso, mejor conocida por su nombre en inglés de Cheesecake, es uno de los postres predilectos de todo el mundo. Presente en el menú de la mayoría de los restaurantes, tiene hasta su propio día de celebraciób. En su día, repasamos un poco de historia y compartimos la receta.

Es un postre con historia. Cuentan que el pastel de queso se dio a conocer por primera vez en la antigua Grecia durante la celebración de los Juegos Olímpicos del 776 antes de Cristo. y desde esa fecha no para de conquistar corazones y paladares en todo el mundo. Postre muy versátil que admite miles de variantes para jugar en la cocina. 

Fue en Estados Unidos que se le dio origen a su día, festejando el 30 de Julio. Ahora bien, para el disfrute de los golosos, el Cheesecake se puede preparar de muchas formas: con chocolate, dulce de leche, mango o con una jalea de frutos rojos, pero hoy le hacemos honor con una receta clásica infalible! 

Cheesecake Clásico

Ingredientes ( rinde 1 torta de 26 cm)

Para la base:

  • 250 gr de galletitas de vainilla estilo Mana
  • 50 gr de manteca derretida

Para la crema:

  • 600 gr de queso crema tipo cream cheese 
  • 100 gr de azúcar blanca
  • 2 huevos
  • 150 cc de crema de leche
  • 60 gr de Harina 0000
  • 2 cc de esencia de vainilla

Para la cubierta:

  • 200 gr de fruta que quieras 
  • 170 gr de azúcar

Procedimiento: 

Procesar las galletitas hasta que quede un picado bien fino. Mezclar con la manteca derretida y reservar. Pincelar el molde con manteca pomada. Esta base no lleva cocción previa. 

Para el relleno, volcar en la batidora el queso crema. Comenzar a batir con la lira e incorporar el azúcar junto con la harina. Frenar cada tanto y con una espátula de goma pasar por las paredes del bowl para que no queden grumos pegados. Una vez que nos aseguramos que está todo bien integrado incorporar los huevos con la esencia de vainilla y la crema. Cocinar por 90 minutos a 100°C en horno. Sacar del horno, dejar enfriar a temperatura ambiente y llevar a heladera. 

Opciones de poner mermelada de frutos rojos o la que más te guste. Para la cubierta, en una ollita, colocar la pulpa de la fruta que elegimos una vez que hierve, incorporar el azúcar y cocinar hasta que la cuchara quede con un surco en el medio.


  • Por Leandro Bouzada, profesional gastronómico y creador de momentos WOW!