Tragos frescos y deliciosos para brindar por el año nuevo

Tragos frescos y deliciosos para brindar por el año nuevo

Gracias a la creatividad de los bartendes, la coctelería ha cobrado más fuerza a lo largo de los últimos años. Las fiestas de fin de año resultan una gran ocasión para innovar, tomar algo diferente y romper las estructuras de lo tradicional. Compartimos algunas recetas infalibles para que brindes con mucho color y alegria.

Estas bebidas son ideales para disfrutar en la temporada estival. Súper atractivas a la vista, y refrescantes al paladar, compartimos las recetas más populares para que te animes a recrearlos en casa.

Sangría y Clericó
Mezclando dos culturas se obtiene este trago delicioso. El Clericó, o Clericot, es oriundo del Paraguay y muy popular en la Argentina, sobre todo para las fiestas de fin de año, y se prepara a base de vinos blancos, rosados, sidras o espumantes. La Sangría, que fue traída por los conquistadores de España, hoy es uno de los tragos clásicos de nuestro país, y a diferencia del Clericó se prepara a base de vino tinto.

Según dice la historia, los españoles pusieron frutas en un barril con vino tinto de baja calidad y la dejaron reposar por unos días. Al darse cuenta que el sabor del vino mejoraba, decidieron agregarle azúcar, brandy y unas ramas de canela, y ¡voilà!, una bebida fresca y deliciosa con baja graduación alcohólica que enriquece cualquier vino de baja o mediana calidad, y resulta ideal para disfrutar en cualquier momento del día, especialmente al mediodía y mientras cae el sol.

Preparación:

Lo más importante para lograr una buena sangría o un buen clericó es dejar macerar las frutas durante un par de horas para que la bebida adopte el sabor de la fruta fresca.
· En una jarra de vidrio se debe servir el vino –idealmente vinos jóvenes-, agregando almíbar a gusto personal (se prepara con partes iguales de agua y azúcar) y las frutas.
· Comúnmente se usan naranjas, jugo de limón y frutas de estación bien carnosas y aromáticas como duraznos, uvas, frutillas y manzanas.
· Antes de servir, se pueden agregar bebidas carbonatadas como gaseosa de naranja o limón y soda. Agregar hielo y revolver con un cucharón de madera.
· Para un resultado más elaborado, se puede agregar un poco de brandy o triple sec y, en la sangría, algunas ramitas de canela (en España a estas versiones las llaman “zurra”).

Cosmopolitan

El trago que se hizo famoso gracias a Carrie Bradshaw y su grupo de “Sex and the city”. También conocido como “Cosmo”, es uno de los cócteles más glamorosos gracias a su color rojizo brillante que se sirve en una elegante copa Martini. Cuenta con una exquisita combinación frutal -con un toque agridulce- ideal para refrescar las noches de verano. Es un trago suave y también tiene propiedades curativas gracias al aporte cítrico y el poder mágico del arándano.

¿Qué lleva el Cosmopolitan?

· En una coctelera con bastante hielo se debe mezclar: 4 partes de vodka, 3 de jugo de arándanos rojos, 1.5 de jugo de lima o limón y 1.5 de licor de naranja como Triple sec o Cointreau (básicos indiscutidos para levantar cualquier bebida espirituosa).
· Batir bien y servir en una copa Martini previamente enfriada.
· Otra alternativa es el Cosmopolitan Frozen que, en lugar de coctelera, se prepara en licuadora hasta que todos los ingredientes queden bien mezclados y el hielo triturado logrando una textura como de granizado.
· También se puede utilizar gin en vez de vodka y, para decorar, una rodaja de limón o naranja.

Bellini y Mimosa
Considerados por algunos como afrodisíacos, estos son los tragos favoritos del fin de semana y el acompañante ideal para los almuerzos veraniegos. Además, son bajos en calorías, tienen poca graduación alcohólica y propiedades antioxidantes.

Preparación:
Para preparar un Bellini hay que servir 1/3 de jugo de durazno, 2/3 de espumante y hielo. Fue bautizado en honor al pintor veneciano Giovanni Bellini porque el color de los duraznos recuerda a los tonos de sus obras.
En cuanto a la Mimosa, por su parte, lleva 1/3 de jugo de naranja, 2/3 de espumante y hielo. Su nombre proviene de las flores de la planta “mimosa” que son de color amarillento con tonos dorados.
Ambos se sirven en copa flauta y, para darle un estímulo extra, se decoran con una cereza.

Caipirinha
Traído directamente desde Brasil, este delicioso cóctel con propiedades curativas se prepara con cuatro simples ingredientes: aguardiente a base de azúcar de caña, mejor conocido como cachaça, limas, azúcar y hielo. Su origen se remonta a principios del siglo XIX en San Pablo, donde se utilizaba con fines medicinales contra una epidemia de gripe española. La cachaça nace en las festividades y rituales de los esclavos que solían beber jugo de caña de azúcar hervido y sin fermentar, conocido como “garapa”, y lo mezclaban con aguardiente. Después le agregaron jugo de lima y comenzó a tomar forma el gran ícono brasilero que hoy es reconocido como Caipirinha.

En la actualidad, existen otras variantes muy conocidas como la “Caipiroska” que en vez de cachaça lleva vodka, y la “caipirissima” que en su lugar lleva ron. También se pueden preparar con vino, “caipivino”; con pisco, “caipirisco”; y con frutas trituradas como maracuyá, kiwi y ananá, conocida como “caipifruta”.

Preparación:

En un vaso de boca ancha se debe colocar limas, en trozos, y azúcar.
Con un mortero aplastar bien las limas para que liberen su jugo y se mezclen con el azúcar.
Agregar hielo picado hasta completar el vaso y servir la cachaça “a gusto y piacere”. El secreto reside en usar sorbete para llegar al fondo del vaso, donde está el jugo de la lima y el azúcar, que va mezclándose poco a poco con la cachaça.

¡Animate a preparalo en casa y disfrutá! Este repaso de tragos clásicos fue realizado con la ayuda de Linio, el e-commerce recientemente adquirido por el grupo Falabella