La centenaria bebida espirituosa tuvo su día internacional de celebración y este año sumó un nuevo motivo para el brindis: en el último año su popularidad se incrementó en un 12%.

El pasado 8 de febrero se celebró el día mundial del Scotch Whisky, fecha en que se promueve la excelencia del blend escocés por su calidad, autenticidad, sabores, texturas y sabores. Johnnie Walker, la marca número uno de esta categoría en Argentina y a nivel mundial, es fiel reflejo de ello. Seis generaciones de Master Blenders han sido pioneros y creadores de nuevos sabores que han transformado una pequeña tienda de abarrotes escocesa, fundada en 1820, en un negocio internacional de whisky que vende mezclas elegantes, auténticas e icónicas.

A pesar del complejo entorno de consumo, Scotch Whisky fue la categoría de spirits de mayor crecimiento en nuestro país, aumentando su venta en un 12% con respecto a 2017. Este suceso se debe en parte a la incipiente nueva forma de tomarlo tal como se hace en los eventos más exclusivos a nivel mundial.

El mejor Scotch no solo se toma puro, recientemente Johnnie Walker introdujo al mercado su Johnnie & Lemon, el nuevo trago refrescante y fácil de realizar que consta de un vaso de trago largo, hielo hasta arriba, 30% de Johnnie Walker Red Label, 70% de gaseosa lima limón y un toque de jugo de lima. Ideal para compartir entre amigos en las tardes de verano dentro del Johnnie Highball, el vaso registrado de la marca pensando especialmente para la ocasión.