Capital de Francia, cuna de la alta gastronomía, los grandes vinos; dueña de una escena cultural vibrante y dotada de una mística única. París es multifacética y por sobre todo, una ciudad hermosa. Si visitás la Ciudad Luz, probar algunas de sus especialidades culinarias es un must. Hacemos un repaso por las 10 comidas infaltables que vale la pena probar.

París en una de las capitales mundiales del turismo y recibe más de 30 millones de visitantes al año. Sin duda tiene con qué: historia, cultura, monumentos impresionantes, jardines de ensueño, puentes ostentosos y el Río Sena atravesándolo todo. La gastronomía siempre está presente y los cientos de bares, cafes, restaurantes y bistrós que albergan las calles rebozan de gente comiendo y bebiendo a toda hora. Como toda metropoli ofrece comidas de todo el mundo pero acá van los imperdibles para vivir el auténtico savoir-faire francés.

1. SOUPE A L’OIGNON

Un clásico de la gastronomía francesa que se elabora con ingredientes sencillos y resulta ser un manjar. Casi no existe bistró parisino que no tenga en su menú una «soupe a l’oignon» por lo que siempre hay oportunidad de probar. Se trata de una sopa de cebollas que se cocina a fuego lento durante más de dos horas y que por lo general se sirve sobre rodajas de pan que luego se gratina con queso Emmental o Gruyere rayado. Deliciosa, reconfortante y económica.

2. ECLAIR

Los franceses son verdaderos reyes de la pastelería y una visita a Francia sin probar un Eclair (entre tantas otras delicias dulces, incluido el infaltable Macaron) estaría incompleta. Eclair significa relámpago en español y el nombre se lo debe a ese brillo tan particular que adquiere tras el glaseado. Elaborado a base de pasta choux (aquí conocida como masa bomba, la misma que se utiliza para los profiteroles), esta delicia alargada y esponjosa se rellena con múltiples sabores, siendo el chocolate y el caramelo los más populares. Imperdible.

3. ASSORTIMENT DU FROMAGE

Francia es uno de los países productores de queso más destacados a nivel mundial y hay tantas variedades que a veces resulta imposible elegir uno solo. La recomendación es elegir algun bistró y pedir un «assortiment du fromage», es decir, una tabla degustación con varias variedades. Entre los más destacados se encuentran el queso Emmental, Comté, Brie, Chevré (de cabra) y azul, entre otros.

4. QUICHE LORRAINE

Your food – How to Cook Perfect… Quiche Lorraine

La famosa tarta salada francesa que trasciende fronteras y, amen de las múltiples variantes, lleva huevos, crema de leche, y panceta y se cocina en una masa quebrada. Un bocado salado muy rico y familiar para el paladar argentino. Se vende a un precio conveniente y es una muy buena alternativa para un almuerzo al paso en la incansable ciudad Luz.

5. BOEUF BOURGIGNON

El bœuf bourguignon (buey a la borgoñona) es un estofado hecho a base de carne de buey cocinada a fuego lento en vino tinto de Borgoña, y aromatizado con ajo, cebollas, zanahorias, sal y hierbas. La cocción es larga y se hace a fuego lento dando como resultado una sopa de color oscuro y gran sabor. Un imperdible especialmente en épocas de baja temperatura.

Por supuesto hay muchísimo más para probar en Paris empezando por los infaltables baguette, croissant, macarons, los famosos caracoles, sin contar los grandes vinos de Burdeos o los rosados de la Provenza, entre tantos otros vinos célebres.

Nada mejor que conocer una ciudad a través de sus sabores y Paris, sin duda se presta para que esa experiencia sea 100% placentera.