Versátil y resistente, esta uva oriunda de Francia es una de las más populares del mundo. En nuestro país hay más de 5 mil hectáreas cultivadas y en suelo patagónico encuentra su mejor expresión.

Originaria de Francia, la variedad Merlot es una de las más plantadas del mundo. De intensidad mediana y suaves taninos, resulta un tinto ideal para aquellos que prefieren vinos redondos y frutados. En Argentina, se cultiva principalmente en las provincias de Mendoza, San Juan, Río Negro y Neuquén y es justamente en las latitudes del sur donde parece encontrar su mejor expresión.

Leonardo Puppato, enólogo de la Bodega Schroeder, ubicada en San Patricio del Chañar, conversó con SalPimenta para contarnos las particularidades de este noble varietal.

SalPimenta: ¿Cuáles son las características principales de esta uva?

Leonardo Puppato: Esta es una uva muy noble de ciclo medio. Se adapta fácilmente a diferentes tipos de suelo y condiciones climáticas. Es de buena producción, en general son granos chicos, ideal para vinificar pero de racimo mediano a grande. En la Patagonia se da muy bien y muchas bodegas tienen al Merlot como uno de sus vinos íconicos.

SP: ¿En qué se diferencia un Merlot argentino de un Merlot francés?

LP: Cada terruño tiene características diferentes. El suelo, el clima y el agua son factores que influyen mucho y dentro de Argentina y Francia esta variedad ha encontrado su adaptación. En algunas zonas se obtienen vinos con más o menos cuerpo, con más o menos acidez o diferente graduación alcohólica. En Pomerol tuve la oportunidad de probar unos Merlot increíbles y en los grandes vinos, esta variedad siempre está presente.

SP: ¿Y hay diferencia entre un Merlot mendocino y un patagónico?

LP: Creo que la diferencia entre estas provincias se hace evidente en los exponentes patagónicos; los vinos son de mejor color, más estructura o cuerpo, mejor acidez, mayor presencia de frutas rojas y menos especias. En el sur se hacen varietales de alta gama y la mayoría de las bodegas lo tienen como varietal 100%. En Mendoza se encuentra en varias zonas, pero en general son vinos más livianos, de taninos suaves y, a mi parecer, un poco más especiados que frutales.

SP: Usualmente se utiliza esta uva para realizar vinos de corte, ¿con qué varietal se lleva mejor?

LP: Es una variedad que desde lo enológico siempre sirve y aporta algo positivo. En definitiva, es una variedad que suma, que en general gusta y que utilizada en cortes, se ofrece respetuosa. Para mí, va muy bien con Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

SP: ¿Tiene buen potencial de guarda? En caso que sí, ¿qué características desarrollará en botella?

LP: Sí, es un vino que bien elaborado tiene muy buen potencial de guarda. Es un vino de buen color y estructura, de rojo intenso que con el tiempo va virando a los colores rojo teja y en boca se torna sedoso y complejo. Con aromas más especiados que frutales y combinados con suaves notas de roble.

SP: ¿Maridaje preferido?

LP: Para mi, el maridaje ideal es con pastas con salsas rojas y trozos de carnes. También me gusta mucho con empanadas.

Para conocer más sobre los vinos de Familia Schroeder: http://www.familiaschroeder.com/