kunstmann cerveceria

Desde su imponente fábrica y local con vistas al majestuoso lago Nahuel Huapi, la Cervecería Kunstmann de raíces chilenas se convirtió en un imperdible de la ruta cervecera de Bariloche. Tradición alemana, cervezas de especialidad y cocina de autor, los pilares del éxito de su propuesta.

Cervecería Kunstmann, la marca chilena que este año celebra su 30º aniversario, desembarcó en Bariloche hace poco más de un lustro y desde ese entonces no ha parado de crecer y posicionarse como una de las cervecerías craft más populares del segmento.

Gracias a su amplia red de distribución, Kunstmann no solo está presente en la Patagonia y su Chile natal, sino también  en distintas ciudades del país y en países de la región como Uruguay, Brasil, Paraguay, Perú, Bolivia y Colombia.

Desde su fábrica y salón ubicados frente a las costas del Nahuel Huapi y con vistas privilegiadas a la hermosa Playa Bonita, la cervecería es el lugar ideal para disfrutar de una excelente gastronomía junto a cualquiera de las especialidades cerveceras: Torobayo, Lager sin filtrar, Gran Torobayo, Session Ipa, Bock y Fresh Hop.

UN POCO DE HISTORIA

La historia de Kunstmann se remonta a muchos años atrás. Corría el año 1960 cuando la ciudad de Valdivia, en Chile, fue azotada por el terremoto más fuerte de la historia. Además del trágico saldo que dejó el sismo, el terremoto destruyó la única cervecería de tradición alemana que había en la ciudad, aquella que había dotado de identidad cervecera al lugar.

En ese entonces, un joven llamado Armin Kunstmann se vio conmovido por la pérdida y se prometió que tarde o temprano devolvería a su Valdivia natal su identidad. Así, 30 años más tarde asomaban los primeros vestigios de la Cervecería Kunstmann, un proyecto que rápidamente cobró vuelo propio-

Armin Kunstmann empezó a cocinar cerveza en su casa de manera amateur. Usaba las ollas familiares para tostar las maltas y la casa olía a lúpulo. Con el tiempo, el cervecero comenzó a perfeccionar sus líquidos y se extendió  a nuevas locaciones. Fue a fines de los 90’ cuando, con el apoyo de distintos inversores, pudo dar el salto de calidad y desembarcó en el predio definitivo donde instalaría la fábrica.

El lugar elegido fue la localidad de Torobayo, nombre homónimo de una de las cervezas emblemáticas de la marca y guiño a sus raíces valdivienses. En la actualidad, en la planta de Chile se producen 220 hectolitros de los cuales la mayoría se exporta principalmente a Argentina donde ya es posible encontrar las latas de especialidad en los supermercados más importantes del país.

En el año 2014 la marca chilena decidió cruzar la cordillera y desembarcó en Bariloche, una ciudad de gran tradición cervecera. El local, ubicado frente a las costas de la bella Playa Bonita propone una experiencia que involucra a todos los sentidos, con la mejor cerveza y gastronomía y la belleza y aventura que inspiran las montañas.

La cervecería de Playa Bonita

CRAFT DE PRINCIPIO A FIN

Kunstmann es una cervecería que elabora sus especialidades según la tradición alemana y siguiendo los más altos estándares de calidad. Para lograrlo utilizan los mejores ingredientes naturales seleccionados. Las maltas y lúpulos se importan desde Estados Unidos y Alemania, y el equipamiento de la fábrica es de la más alta tecnología. Por si esto fuera poco, el agua utilizada para elaborar las cervezas viene directo de un ojo de manantial ubicado en el mismo predio. Un diferencial que dota a todas estas especialidades de un toque único y natural. 

Por supuesto la tecnología, la materia prima y el agua son pilares pero la alquimia no sería posible sin la intervención de un brewmaster.  En este caso, la de Gabriel Blazewicz, maestro cervecero hace más de 10 años y también experto en marketing y gastronomía. “En Kunstmann tenemos estándares muy altos de calidad y seguimos las enseñanzas de la escuela europea donde la premisa es ‘ir despacio pero hacerlo bien’”, cuenta Gabriel en diálogo con SalPimenta. 

“Tenemos seis estilos tradicionales y también variedades experimentales; algunas son novedades y otras clásicos que pasaron de moda y creemos que vale la pena darles una nueva puesta en valor. Eso sí, siempre con nuestro sello”, asegura el brewmaster que busca siempre la innovación y creación de nuevas propuestas que se adapten al paladar del público que últimamente se muestra ávido de cervezas extremas y lupuladas. “Uno de los mayores desafíos es mantener siempre la calidad”, cuenta este apasionado. Y vaya si lo logran. 

Gabriel Blazewicz, maestro cervecero de Kunstmann Bariloche

COMER Y BEBER EN KUNSTMANN

Locales y visitantes eligen la cervecería ubicada en en el kilómetro 8 de la avenida Bustillo no solo para deleitarse con las cervezas de especialidad, sino también para degustar algunos de los platos de la carta que sorprenden por sus toques de autor y propuestas de cocina más elaboradas respecto de lo que que acostumbran tener el grueso de las cervecerías.

Entre los platos más destacados se cuentan el “Gran picadillo Kunstmann”, que incluye una variedad de salchichas alemanas, bondiola, pechito de cerdo, cubos de ternera y ave, ciruelas con panceta y papas fritas; el clásico chucrut; la trucha de los lagos del sur; la bondiola braseada cocida en cerveza Torobayo y miel y la hamburguesa de cordero. En cuanto a los dulces, ofrecen una variedad de postres y creaciones de la pastelería artesanal muy interesantes.

Además de las imponentes vistas que ofrece este salón construido en madera y la mística de su fábrica a la vista, uno de los grandes diferenciales del lugar es que brinda la posibilidad de tomar la cerveza directo desde el tanque. La cerveza se produce y se consume en el lugar, lo que además de dotar a los líquidos de una frescura única, reduce la huella de carbono que implicaría transportarla y es más sustentable. Dentro de las cervezas preferidas y más pedidas del público se encuentran la Torobayo, insignia de la marca, y también el estilo Lager, gracias a su frescura y alta tomabilidad.

Si de maridajes se trata, la casa recomienda – entre múltiples combinaciones-, experimentar con la trucha de los lagos y una Fresh Hop, ya que la grasa de la trucha se lleva muy bien con las cervezas lupuladas. Otra combinación posible es la de Gran Torobayo con hamburguesa de cordero, donde la presencia de la malta acompaña a la perfección las carnes salvajes de sabores intensos. Una opción más fresca es la Session IPA con el sandwich de salmón. Y si de postres se trata, Brownie o Tiramisú con cerveza Bock o crocante de manzanas con una cerveza lupulada son opciones infalibles.

CÓMO CATAR UNA CERVEZA

De la mano de Gabriel, maestro cervecero de Kunstmann, compartimos unos tips para catar la cerveza como un profesional:

  • Comenzar con la variedad más suave y luego avanzar hacia las más intensas según su complejidad.
  • Analizar el aspecto visual y dedicar respiraciones de mayor y menor duración para percibir los aromas
  • Arremolinar ligeramente la copa, ya que esto ayuda  liberar un poco el gas y las notas más interesantes
  • Prestar atención a la temperatura de servicio: las cervezas claras se beben entre los 4 y 8 grados mientras que aquellas con mayor graduación alcohólica y perfil licoroso se aprecian mejor a temperaturas más altas, cercanas a los 11º
Degustación de cervezas

Cervecería Kunstmann brinda a sus consumidores sabores únicos para acompañar con los mejores platos, además de las clásicas variedades, disponibles en su cervecería de Bariloche. Con protocolos de higiene y distanciamiento social para garantizar la seguridad de todos los clientes, se puede visitar el local de 12 a 23hs, haciendo reservas al 2944 33 3050 o en
modalidad take away.

Conocé más en https://cerveza-kunstmann.cl/la-cerveceria/kunstmann-bariloche/ o en las redes sociales de la marca.