Calle Urquiza y Tapiales, corazón de Vicente López. Una calma envidiable y una esquina que guarda un secreto a voces: CUT, la parrilla y restaurante que abrió sus puertas hace poco más de 7 años y ya se ha convertido en un punto clave para locales y foodies curiosos. Su propuesta tiene a la parrilla como figura central pero también comprende tentadores platos del estilo «comfort food». El lugar sorprende por la calidad de su productos y sus preparaciones clásicas con toques de autor. Porciones generosas, buena ambientación y esmerada atención, las clave de este restó que llegó para quedarse.

El equipo de CUT está liderado por el joven chef Gastón Boga Michaud (ex Mercado Central, Pura Tierra, entre otros), que se unió en sociedad a Jorge Noguera, especialista en marketing y turismo, para dar vida a un restaurante que ofrezca una experiencia de disfrute, calidad y un poco de esa sensación de «entre casa». De hecho, no es extraño ver a los clientes saludar con beso y abrazo a los dueños – siempre presentes en el lugar-. El equipo se completa con Javier García, un entusiasta chef que trabaja en la constante evolución de la carta del restaurante.

El chef Javier García en acción

Se dice que la cocina «es un acto de amor» y en CUT esto se siente. La cocina a la vista brinda una sensación de familiaridad y el ambiente relajado invita al disfrute. Aperitivo de cortesía en mano, se recomienda comenzar por alguna de las entradas, entre las que se destaca la empanada de carne cortada a cuchillo, tierna y jugosa; con un toque de azúcar impalpable espolvoreada por encima. Otro de los preferidos del público: la provoleta CUT, que sale con papas bravas, rúcula y parmesano y es ideal para compartir.

En sintonía con el espiritu innovador que manda en la cocina, varios de los cortes de la parrilla se ahúman para darle un toque distintivo a la carne y tanto el chorizo y la morcilla como otras achuras clásicas se sirven con un suave y bien logrado chucrut. En lo que a carnes respecta, todas las opciones salen con puré de calabaza y papas fritas. Hay ojo de bife y bife de chorizo, ambos de 400 gramos, y otros cortes infaltables como entraña y asado banderita.

Pero la carne no lo es todo y los platos de la sección «cocina» tienen su encanto y protagonismo. Entre los preferidos se encuentran la milanesa de cerdo, la súper completa hamburguesa CUT, los risottos que varían según los ingredientes del día, los vegetales asados y las queridas pastas caseras. En cuanto a los postres, opciones clásicas como el flan con dulce de leche, mousse de chocolate y panqueques rellenos. Para beber, una linda selección de vinos conocidos y algunos boutique, y una carta de tragos de la coctelería clásica que acompaña a la perfección cada bocado.

Siguiendo la línea de la innovación y para sorprender a los habitués, CUT también ofrece platos fuera de carta que a veces incluyen cortes de carnes de caza, como liebre, jabalí, ñandú o ciervo que se ofrecen en diferentes preparaciones. Los vegetales también tienen gran protagonismo y usualmente los sirven asados o en forma de sopa/gazpacho y son fruto de combinaciones osadas como la sopa de remolacha y queso azul que probamos y nos encantó.

CUT también ofrece menú ejecutivo durante los mediodías de semana y cuenta con servicio de catering. En el primer piso cuenta con un salón aún más amplio que el de la planta baja que está disponible para eventos. «Lo damos todo», reza un hashtag/lema en el menú de este restó que trabaja con pasión por lo que hace.

Su nombre, a diferencia de lo que parece (lo más común es pensar que se trata de una referencia al verbo «cortar en inglés»), envuelve una consigna sencilla: las iniciales de la esquina que alberga este restaurante que vale la pena conocer y volver. Calle Urquiza y Tapiales, Vicente López.

CUT Parrilla & Comfort Food
Calle Urquiza 802, esquina Tapiales, Vicente López.
Más info y menú con precios actualizados en:
http://www.cutresto.com/