Un culto a comer y beber: conocé los mejores museos gastronómicos del mundo

Un culto a comer y beber: conocé los mejores museos gastronómicos del mundo

Para aquellos que piensan que la gastronomía es parte indivisible de cualquier viaje, nada mejor que una visita a algún museo dedicado al comer y beber.

A continuación, un listado de los mejores museos del mundo especializados en comida y bebida. Desde el flamante Museo del Vino en Bourdeaux, Francia hasta el fabuloso Mofad en Nueva York.

1. La Cité du Vin (la Ciudad del Vino), Burdeos, Francia

La Cité du Vin es el primer edificio temático dedicado exclusivamente al vino. Como no podía ser de otra manera, se encuentra en Francia, tiene diez pisos y además de catas y degustaciones, ofrece una experiencia interactiva. Se destaca el amplio espacio dispuesto para degustaciones, con un tamaño de 44 mil metros cuadrados. Por si fuera poco, entre los detalles, el techo decorado con cerca de 14 mil botellas es un gran espectáculo y crea un impacto visual muy elegante.

La obra arquitectónica estuvo a cargo de los profesionales Anouk Legendre y Nicolas Desmazières, que además del diseño integral del espacio pensaron con audacia la llamativa fachada del nuevo edificio que pretende evocar “el movimiento del vino en la copa” y “la forma enroscada de la parra”.

Dentro de esta Ciudad del Vino el visitante podrá encontrar una experiencia multimedial completa que apunta a estimular todos los sentidos mediante el uso de tecnologías de avanzada como imagenes 3D y la inclusión de distintos aromas. Además por supuesto, degustaciones constantes que coronan con éxito la visita.

La Cité du Vin
Cellier des Chartrons, 41 Rue Borie, 33000 Bordeaux, France

2. Museum of Food and Drink (Museo de Comida y Bebida), Nueva York 

El Museo de Comida y Bebida, mejor conocido como Mofad por sus siglas en inglés es un emprendimiento dedicado a difundir todas las temáticas relacionadas a esta industria desde un enfoque cultural, histórico, científico y comercial.  Ubicado en el barrio de Williamsburg, en Brooklyn, luego de funcionar de manera itinerante durante el 2014, finalmente en 2015 abrió sus puertas.

“Cuando los visitantes recorren el MOFAD, no solamente van a poder ver y tocar, sino que van a poder oler y hasta probar. Nuestra misión es cambia el modo en que la gente piensa en comida y generar una curiosidad generalizada y constante en realación a lo que comemos y cómo lo hacemos”, afirman desde la organización del museo.

MoFaD
62 Bayard Street, Brooklyn, NY

3. British Museum of Food, Londres, Inglaterra.

Curado por el dúo Bompas and Parr, se trata de una experiencia gastronómica sin precedentes; una institución cultural dedicada íntegramente a la historia, evolución, ciencia y arte de los alimentos.

Aunque aún no cuenta con un edificio fijo y funciona en modo itinerante, su exitosa exhibición en el famoso mercado Borough – uno de los más antiguos de la capital inglesa-, albergó una muestra de lo más interesante: “El viaje de los alimentos”. Un recorrido que permitía a los visitantes convertirse en alimento y realizar un viaje digital hasta el estómago sentados en un sillón masajeador, entre otras interesantes exhibiciones.

http://www.bmof.org/

4. Museo de la Papa Frita (Frietmuseum), Brujas, Bélgica.

Bélgica es reconocido internacionalmente por sus papas fritas, y en la hermosa ciudad de Brujas existe un interesante museo que recorre la historia y los procesos de elaboración de las papas fritas. El museo está instalado en un impresionante edificio del SXIV, y cuenta con más de 400 objetos antiguos utilizados en la elaboración de esta comida reconocida en todo el mundo y que los belgas hacen mejor que nadie. ¿El secreto? Se fríen en grasa vacuna. Como no podía ser de otra manera, al finalizar la visita, se puede probar.

Frietmuseum. Vlamingstraat 33, Brugges, Belgium.