Aromaterapia: tradición milenaria para el bienestar físico y mental

Aromaterapia: tradición milenaria para el bienestar físico y mental

La aromaterapia es una rama de la herbolaria que utiliza aceites vegetales concentrados, mejor conocidos como aceites esenciales, con el fin de mejorar la salud física, mental o ambas. Los aceites esenciales no se ingieren, sino que se inhalan a través de un hornillo o se aplican directamente en la piel.

El uso de estos aceites esenciales no forma parte de la medicina convencional, se trata de una terapia milenaria de la medicina alternativa cuyos fines terapéuticos han sido comprobados a lo largo de los años. Entre sus principales beneficios, la aromaterapia ayuda a promover la relajación y brinda sensaciones de alegría o tranquilidad, según la esencia elegida. Sus efectos son rápidos y duraderos porque llegan a las emociones más profundas de la persona.

Un aroma puede generar recuerdos casi olvidados – la parte del cerebro asociada con el olor es la misma que la de la memoria. Estos son algunos de los aceites más utilizados:

Aceite Esencial de Lavanda: Relajante. Su aroma calma y aquieta los nervios, la ansiedad y el estrés ayudando a conciliar el sueño cuando resulta difícil bajar revoluciones. Sus propiedades maravillosas sobre la piel lo hacen el aceite ideal para tener en el botiquín de primeros auxilios a la hora de reconfortar la piel en casos de quemaduras, eczemas y alergias.

Aceite Esencial de Romero: Energía renovada. Posee un aroma especiado, limpio y refrescante que renueva las fuerzas perdidas ante el cansancio físico y mental. Despierta, activa y moviliza para que tus energías y tu tiempo rindan al máximo y el disfrute sea mayor.

Aceite Esencial de Palmarosa: Símbolo de equilibrio y tranquilidad. Su aroma a rocío recién formado y a rosa lo vuelve sutil y elegante a la vez. Su sensación fresca sobre la piel se funde en un sentimiento de armonía y paz total. Ayuda a aclarar las ideas y aleja los malos pensamientos para permitirnos tomar las mejores decisiones sin quedar estancados en el mismo lugar. Los momentos fluyen sin dificultad.

Aceite Esencial de Menta: Concentración. Reconocido por su aroma estimulante, fresco y mentolado el Aceite Esencial de Menta es el aceite de la precisión y de la concentración. Cuando los pensamientos y las ideas parecen enmarañarse en la cabeza, la menta ayuda a retomar el control y el foco.

Aceite Esencial de Jazmín: Sensual. Envuelve con su aroma sensual, dulce, exótico e intensamente floral. Las inhibiciones desaparecen, los velos se corren y la pasión invade provocando intensidad en los sentimientos, acción y entrega total.

En nuestro país hay distintos productores de aceites esenciales siendo la marca Just, oriunda de suiza, una de las más respetadas y recomendadas por su trayectoria. Fundada en 1930 con un enfoque natural del bienestar y la salud utilizando los efectos benéficos de la naturaleza en armonía con el cuerpo humano, ofrecen una línea completa de productos enfocados al bienestar.