La temporada de verano es ideal para incursionar en nuevas sensaciones para el paladar. Dentro de las principales sugerencias se encuentran los vinos blancos, rosados, espumosos y tintos frescos.

A la hora de disfrutar de un vino es muy importante hacerlo a la temperatura indicada según la variedad elegida (todas son distintas) para gozar de un mayor disfrute. Como un plus, se pueden enfriar las copas antes de servir el vino.

Temperaturas recomendadas de cada varietal:
Espumantes: de 6 a 8 grados.
Vinos blancos: 8 a 10 grados.
Vinos rosados: 10 a 12 grados.
Vinos tintos jóvenes: 14 grados

Considerando que las copas toman la temperatura ambiente y propia de las manos, es importante servir poco volumen y rellenar desde la botella, que conservada en frappera, permitirá siempre estar a la temperatura justa. Cuando los vinos son dulces, es preferible beberlos en la temperatura más baja del rango establecido.

En cuanto a las mejores variedades para disfrutar en esta temporada, se destacan los vinos blancos como Sauvignon Blanc, Semillón y Chardonnay, entre otros. También se pueden elegir vinos Criollas, Pinot Noir, Merlot y Malbec livianos.

En cuanto a la cristalería, cuando el vino es parte de un cóctel se bebe en vasos sin tallo (pie), ya que el calor de la mano es apaciguado por la presencia de hielo en el cóctel. Si solamente se bebe vino se recomienda realizarlo en las copas apropiadas para vino, donde el pie o tallo de esta permite separar el vino de las manos y así se evita calentarlo.

Aprovechando la temporada de vacaciones, compartimos de la mano del Grupo de Bodegas de Molinos Río de la Plata una selección de 5 cócteles elaborados con vino:

1) Vino Blanco con frutos del Bosque:
Elegir un vino blanco fresco seco y bien expresivo como el Sauvignon Blanc para combinar con frutos del bosque, destacando así la intensidad de los colores y sabores.
2) Rosa Negra:
Podemos usar un vino rosado fresco y de abundante acidez, que combinado con el jugo de lima, vodka y moras dan lugar a un sabor irresistible para el paladar.
3) Pomelo con Chardonnay:
La combinación de esta mezcla apaga los aromas tropicales del pomelo y dan una característica de agradabilidad al cóctel.
4) Tinto de verano:
Hielo, una parte de vino, dos partes de gaseosa de limón y una rodaja de naranja. Es muy fácil de hacer y en este verano se volvió tendencia!
5) Clericó:
Frutas y vino blanco (Chardonnay o Torrontés secos), generalmente se prepara en jarra con hielo, se deja un rato para que la fruta se impregne bien de vino y luego se bebe.