10 tips para deshinchar la panza

10 tips para deshinchar la panza

Comenzó la primavera, hace más calor, hay más tiempo libre y las propuestas para salir a comer y/o beber afuera comienzan a surgir con más frecuencia de lo normal. Lo que suele ser un disfrute puede convertirse en arrepentimiento cuando notamos la panza hinchada. Tanto hombres como mujeres soñamos con un vientre plano y libre de grasas. Las grasas son una forma de reserva energética y protección del cuerpo necesarias, pero cuando comemos más de lo que necesitamos, lo que el cuerpo no utiliza se transforma en ácidos grasos y se acumulan en los tejidos musculares.

Te damos 10 tips para que puedas verte y sentirte mejor:

1: Reducir la sal
El sodio atrae el agua, por lo tanto, si se ingiere mayor cantidad de sal que la necesaria, la retención de líquidos será mayor y tu silueta tomará una forma redondeada.

2: Comer frutas y verduras anaranjadas
Las frutas y vegetales de color anaranjados son grandes aliadas por su alto contenido en fibra, antioxidantes, la vitamina C y el beta caroteno. La zanahoria, las naranjas, el melón y los duraznos, por supuesto, están en este grupo.

3: Reducir los carbohidratos
Lo ideal es llevar una dieta rica en proteínas y reducida en hidratos de carbono para liberar el exceso de fluidos y la grasa de tu cuerpo.

4: Comer más vegetales cocidos
Aunque los vegetales cocidos no tienen un el mismo valor nutritivo que los crudos, ocupan mucho menos lugar en el intestino.

5. Evitar vegetales con sodio
Para no tenér el vientre hinchado conviene evitar las arvejas, corazones de alcauciles y aceitunas, ya que son los vegetales con mayor contenido de sal. En cambio el morrón, los vegetales de hojas verdes y los pepinos tienen el nivel de sodio más bajo.

6: Evitar las comidas que producen gases
Por ejemplo, los frijoles guisados, arvejas, lentejas, el coliflor, brócoli, los repollitos de Bruselas, el repollo, las cebollas, los cítricos y los pimientos. Las proteínas, las grasas producen menos gases que los azúcares e hidratos de carbono.

7: Reducir las bebidas ácidas
Bebidas como el alcohol, el café, el té, el chocolate caliente y los jugos frutales pueden irritar el conducto intestinal y causar inflamación abdominal. Lo mejor es consumirlas con moderación y ocasionalmente, tomar un vaso y después uno de agua es una buena estrategia.

8: No a los fritos
Las comidas fritas se digieren mucho más lentamente y hacen que te sientas pesado e hinchado. Por otro lado, es cierto que las grasas son necesarias, así que lo más recomendable son las grasas ácidas monosaturadas que pueden ser encontradas por ejemplo en el aceite de oliva, las nueces, la alta y el chocolate.

9: Cuidado con el picante
Condimentos como la nuez moscada, la pimienta negra, la cebolla, el ajo, el ketchup, la salsa de tomate y el vinagre pueden irritar el estómago y estimular la liberación de ácidos. Utilízalos como una forma de darle sabor a tus comidas pero no abuses de ellos.

10: Cortar con el chicle
Es un hábito muy instalado mediante el cual, sin darnos cuenta, tragamos aire. Todo este aire innecesario queda atrapado en el conducto intestinal generando presión, inflamación y expansión del vientre.