El vegetarianismo es una forma de alimentación a base de alimentos derivados de las plantas, con o sin productos lácteos, huevos y/o miel que cada vez gana más adeptos debido a sus beneficios para la salud y también por distintas cuestiones éticas relacionadas a la explotación y crueldad animal.

Como todo nuevo paradigma, sus detractores abundan, es por eso que de la mano de la Licenciada Liliana Grimberg (MN: 978), Nutricionista, Dietista y Coordinadora del área de Nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna, rompemos con 10 mitos sobre las dietas vegetarianas.

“El vegetarianismo es sólo una moda” – FALSO
La mayoría de las personas a lo largo de la historia del mundo se han alimentado con dietas predominantemente vegetarianas

“Los vegetarianos necesitan tomar suplementos vitamínicos o minerales” – FALSO
La mayoría de los vegetarianos sanos no necesitan tomar suplementos aunque puede haber excepciones. La persona que comienza una dieta vegetariana debería visitar una nutricionista para asegurarse de que todas las vitaminas y minerales necesarios están siendo consumidos en sus alimentos.

“Las dietas vegetarianas son escasas en proteína” – FALSO
Muchos alimentos de origen vegetal contienen proteína. Alimentos de granos como las legumbres, cereales, la combinación entre ellos (lentejas con arroz) o nueces y tofu son sólo algunos alimentos de origen vegetal que contienen proteína.

“Los vegetarianos no obtienen suficiente calcio en su dieta» – FALSO
Una dieta vegetariana bien planeada puede aportar calcio ya que consumen productos lácteos y pueden obtener calcio de las semillas, frutas secas y productos fortificados con calcio.

“Los niños y las mujeres embarazadas no deben seguir una dieta vegetariana o vegana”- FALSO
Una dieta vegetariana/vegana es segura para niños y mujeres embarazadas es importante la consulta con una nutricionista para asegurar que los alimentos suministren las cantidades necesarias de calorías, proteínas, vitaminas y minerales para cuerpos sanos en crecimiento.

“Los vegetarianos suelen sufrir anemia” – FALSO
No es así ya que encontramos alimentos como las legumbres hortalizas de hojas verdes que tienen hierro y que condimentadas con jugo de limón o consumiendo un cítrico después de la comida mejoraría su absorción

«Las dietas vegetarianas no sirven para nada» – FALSO
Se ha demostrado que las dietas vegetarianas reduce el riesgo de cálculos renales ya que se disminuye el consumo de proteínas de origen animal que aumentan los niveles de ácido úrico y de calcio en la orina

“Para comenzar a ser vegetariana hay que comenzar en forma gradual” – FALSO
No es necesario ser gradual en el momento de empezar una dieta vegetariana

“Un deportista no puede realizar una dieta vegetariana” – FALSO
Un deportista vegetariano puede rendir igual que un carnívoro. Las calorías necesarias se obtendrán de las semillas, frutos secos, almidones, aceites, cereales y legumbres.

“La dieta vegetariana no se puede mantener en el largo plazo” – FALSO
Por ser un estilo de vida y no un solo cambio de alimentación pude realizarse siempre con el asesoramiento de profesionales de la salud.

Si estás pensando en adoptar una alimentación vegetariana no olvides consultar con tu médico de confianza y recordá que siempre es mejor comenzar con una transición gradual.